Un pedal de distorsión del joven fabricante italiano Dophix, lleno de carácter y poder, como el David de Miguel Ángel.

No por casualidad la distorsión está representada por el David, el héroe por excelencia. La estatua que lo representa, tallada por las manos de Miguel Ángel, es una obra maestra de la escultura y símbolo de Florencia, cuna de los pedales Dophix.

David está representado cuando está a punto de enfrentarse a Goliat. Su rostro está lleno de expresividad: mirada orgullosa y ojos penetrantes. El busto y los brazos se caracterizan por líneas fuertes, testimonio de quien no teme a nada ni a nadie.

Así es como el sonido fuerte y el carácter de nuestro primer pedalestaba representado.

El mimo en la creación del circuito y la calidez del sonido nos hicieron gritar:«¡El pedal no le teme a nada ni a nadie!»

Frase parafraseada incluso por algunos usuarios del producto, que han encontrado el poder en el escenario durante las tardes en directo.